En un movimiento sin precedentes, la NHTSA estadounidense – el organismo encargado de velar por la seguridad de vehículos y conductores – ha anunciado la llamada a revisión de 34 millones de coches. Una campaña sin precedentes, que ya es por derecho propio la llamada a revisión más cuantiosa de la historia (ver Detroit News). El origen de esta llamada a revisión son airbags de conductor y pasajero defectuosos fabricados por el proveedor japonés Takata. Al inflarse los airbags, su carga explosiva puede provocar la proyección de metralla en la cara de los ocupantes del vehículo.

Ya han causado 6 muertes y 100 heridos a nivel global desde que el defecto se ha identificado. Una gran cantidad de fabricantes de automóviles los usan.

¿Qué vehículos están afectados?

Las actas de la investigación son públicas y pueden consultarse en los enlaces siguientes (1234) al sitio web de la NHTSA.

Los detalles aún no se conocen al completo, pero esta llamada a revisión afecta a nada menos que 33,8 millones de automóviles. El público está lógicamente asustado, y la NHTSA encolerizada ante el desastre para la salud pública que suponen estos airbags. Evidentemente, no todos los airbags Takata están afectados por este problema, pero si 34 millones de vehículos se llaman a revisión, existe un problema serio. Takata ya se ha comprometido a cooperar con la NHTSA en la investigación y por mandato federal, debe reemplazar todos los airbags afectados sin coste alguno para el propietario del vehículo.

¿Qué vehículos están afectados? Takata es un proveedor de primera línea mundial, y es por ello que diferentes vehículos de BMW, Fiat-Chrysler, Ford, General Motors, Honda, Mazda, Mitsubishi, Nissan, Subaru y Toyota están afectados. Los defectos no parecen afectar a vehículos anteriores al año 2001. Los defectos se comenzaron a detectar en 2009, en Japón, en centros de reciclaje de airbags. Tras varias muertes en Estados Unidos y en Malasia – todas ellas en coches Honda – se abrió una investigación por parte de la NHTSA que ha culminado en la presente llamada a revisión, de la que se anunciarán más detalles próximamente.

¿Cuál es exactamente el problema? ¿Qué va a pasar en Europa?

La NHTSA pone a disposición de los conductores unbuscador webdonde empleando el números de bastidor del vehículo se puede comprobar si está afectado.

El problema es que los actuadores de los airbags Takata, en condiciones de alta humedad y tras el paso continuado del tiempo, se degradan. Los actuadores llevan pequeñas cargas explosivas, que producen el inflado del airbag y salvan nuestra vida. En el caso de estos airbag, la explosión incrementa su violencia, y puede provocar que trozos del soporte del airbags y su estructura interna se proyecten en forma de metralla contra la cara del conductor y/o acompañante. Inicialmente, Takata argumentaba que los test llevados a cabo en la época no mostraban esta degradación, pero la defensa ha sido inútil ante la fuerza de la NHTSA.


Publicado: 18 de Junio de 2015